(662) 213 6926 / (044) 6622 00 00 72 dirección@urbecapital.com.mx

“Temprano, para pensar en un alza en calificación”

“Temprano, para pensar en un alza en calificación”
La analista soberana explicó que no existen calendarios predeterminados para 
las revisiones de calificación.Foto EE: N. Gaia

La perspectiva Estable en la calificación de México indica que ahora hay más factores positivos que permiten generar expectativas para un periodo más largo, admite la analista soberana de Fitch, Shelly Shetty.

Desde Nueva York, explica que aún es temprano para pensar en un upgrade (aumento) en la nota soberana, pues actualmente está en el techo del escalón “BBB” de grado de inversión.

El nivel que sigue al “BBB+”, donde se encuentra México, corresponde a los emisores calificados con “A”, “que además de ser grado de inversión tienen un perfil crediticio más robusto y consolidado”.

Entrevistada por El Economista, dice que para moverse al siguiente nivel México tendría que mejorar los fundamentos de su crecimiento, que por años se ha mantenido por debajo incluso del que tienen sus pares de calificación.

Otros determinantes serían el fortalecimiento de la confianza de inversionistas para atraer sus capitales, así como generar ahorros mucho más sólidos.

Sin olvidar que tendría que estabilizarse la situación financiera del gobierno de manera que la deuda pública se reduzca, acota.

Dice que el clima de inseguridad, violencia y corrupción son factores que limitan las decisiones de inversión, imponiendo así altos costos al crecimiento de la economía y los emisores con mayor calificación se caracterizan por un mayor respeto al Estado de Derecho.

Por ahora, la nota soberana de México se encuentra en una perspectiva Estable, que indica que no hay elementos para esperar un downgrade ni un upgrade, matizó.

La especialista explicó que no existen calendarios predeterminados para las revisiones de calificación de los emisores soberanos y que el cambio en la perspectiva de calificación se dio en el periodo previsto de 18 a 24 meses, en el que se tenía que evaluar las condiciones de la economía para mantener su calificación, como sucedió, o sufrir un downgrade.

Resiliencia y consolidación

A unas horas de haber anunciado el cambio a Estable en la perspectiva de calificación, la analista soberana explica que los fundamentales que se habían visto como factores de debilidad se han matizado.

Estaba el riesgo de un mayor deterioro de las exportaciones mexicanas hacia Estados Unidos y la interrupción del flujo de remesas hacia el país, lo que habría generado debilidad en el desempeño de la economía, consideró.

Al paso de estos siete meses, argumentó, hemos visto la resiliencia de la economía mexicana a la volatilidad que le afectó desde que se completaron las elecciones presidenciales de Estados Unidos.

Por supuesto que tiene que ver con el contrapeso que ha hecho el Congreso de EU y las instituciones públicas a propuestas del Ejecutivo, pero ciertamente ha bajado la incertidumbre y se han fortalecido los prospectos para México, recordó.

De acuerdo con ella, este cambio en las perspectivas ha sido fundamental para el fortalecimiento del peso, que a su vez se ha convertido en un determinante para estabilizar la tendencia de la deuda pública.

Respuesta de autoridades, 
otra fortaleza

La analista soberana de Fitch considera que los prospectos divulgados de Estados Unidos para la renegociación del tratado comercial, que iniciará el próximo 16 de agosto, pueden facilitar la modernización del acuerdo y fortalecer las ventajas competitivas para los productos mexicanos.

Además considera que la respuesta que las autoridades financieras mexicanas han tenido a los choques externos que se han presentado, así como los pasos para mejorar el balance fiscal han sido en la dirección correcta.

“Al paso de siete meses hemos visto la resiliencia de México y que se alcanzará el superávit objetivo con los recursos transferidos por el banco central conforme a la ley. Estas mejores condiciones y la intención anunciada del secretario Meade para dirigir un nuevo ajuste para el año entrante ubican a México en una posición más sólida rumbo a la consolidación fiscal y estabilización”, finalizó.

ymorales@eleconomista.com.mx

http://eleconomista.com.mx

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *