(662) 213 6926 / (044) 6622 00 00 72 dirección@urbecapital.com.mx

No nos olvidemos

No nos olvidemos

De la corrupción oíamos y seguimos oyendo expresiones como estas, “si está ahí pues que aproveche”, “si otros lo hacen porque él o ella no”; “si no lo hace, dirán que es tonto, más vale que aproveche”, “oye ya sabes que te irá bien conmigo, si me das para la campaña”, y otras tantas más que conocemos. Aunque percibo que se ha venido aminorando y ojalá sea hasta acabarse.

Es un tema que no hay que dejarlo y sí erradicarlo, es menester ventilar todo acto o inicio de supuesta o posible corrupción, si la dejamos en paz pensarán los que están pensándolo que ya se está olvidando, hay que prevenirla y sacarla de todos lados, hace mucho daño y no menores.

Max Káiser director anticorrupción del IMCO, Instituto Mexicano para la Competitividad, centro de investigación apartidista que investiga y actúa en base en evidencia para resolver los desafíos más importantes de México, proponiendo políticas públicas y acciones viables e influir en su aplicación, expresó que es “grave” el lugar que ocupa México en el Índice de Percepción de la Corrupción 2016 en el mundo, porque eso lo ven los inversionistas que quieren traer dinero y tecnología al país, lo cual “puede pegar” en la competitividad, inversión y en el desarrollo.

La Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción, CMIC, después de meses de trabajo conjunto impulsa ante el Senado de la República la Ley General de Contrataciones de Obra Publicas, con el propósito de brindar transparencia y un combate frontal a la corrupción, con mecanismos de transparencia y rendición de cuentas.

Gustavo Arballo presidente de la CMIC dijo; “lo que está generando esta nueva ley es certidumbre para la industria, certidumbre para generar la atracción de inversiones que en materia de infraestructura hoy se debe hacer, hablo de recursos públicos, pero también de recursos privados donde intervienen autorizaciones del sector gubernamental”.

Sobre lo mismo, diversos estudios indican lo que cuesta la corrupción, tanto por el dinero que se ofrece o la extorsión que se solicita, y la omisión o mala práctica de diversos funcionarios y lo malo el que se vea como algo muy natural el dar o tener que dar para recibir el servicio o en este caso el contrato.

Erradicar la corrupción de ambos lados, el que da y el que recibe, traerá sin duda más y mejores oportunidades, las empresas trabajaran más limpias, los gobierno y los particulares acatando la ley y por consecuencia habrá más desarrollo.

ERASMO FIERRO PALAFOX
Presidente -Editor

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *